Virgen de Lourdes. Oraciones a todos los santos y virgenes.
opra}
az rez orac
 
thyr wedwq ujhdg
 
tfdhdyrt trre dw
 
cord
 
lourdes

ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DE LOURDES


Dóciles a la invitación de tu voz maternal, oh Virgen Inmaculada de Lourdes, acudimos a tus pies en la humilde gruta donde aparecisteis para indicar a los extraviados el camino de la oración y penitencia, dispensando a los que sufren las gracias y prodigios de tu soberana bondad.
Recibid, oh reina compasiva, las alabanzas y súplicas que pueblos y naciones, unidos en la angustia y la amargura, elevan confiados a Ti.
¡Oh blanca visión del paraíso, aparta de los espíritus las tinieblas del error con la luz de la fe! ¡Oh mística rosa, socorre las almas abatidas, con el celeste perfume de la esperanza! ¡Oh fuente inagotable de aguas saludables, reanima los corazones endurecidos, con la ola de la divina caridad!
Haz que nosotros tus hijos, confortados por Ti en las penas, protegidos en los peligros, apoyados en las luchas, amemos y sirvamos a tu dulce Jesús, y merezcamos los goces eternos junto a Ti. Amén.

 

 

Oración a la Virgen de Lourdes

para pedir por la salud de los enfermos

¡Oh amabilísima Virgen de Lourdes,
Madre de Dios y Madre nuestra!
Llenos de aflicción y con lágrimas fluyendo de los ojos, acudimos en las horas amargas de la enfermedad a tu maternal corazón, para pedirte que derrames a manos llenas el tesoro de tu misericordia sobre nosotros.
Indignos somos por nuestros pecados de que nos escuches: pero acuérdate de que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a Ti haya sido abandonado.
¡Madre tierna! ¡Madre bondadosa! ¡Madre dulcísima!
Ya que Dios obra por tu mano curaciones innumerables en la Gruta prodigiosa de Lourdes, sanando tantas víctimas del dolor, guarda también una mirada de bendición para nuestro pobre enfermo…(dígase el nombre del enfermo/a).
Alcánzale de tu Divino Hijo Jesucristo la deseada salud, si ha de ser para mayor gloria de Dios.
Pero mucho más, alcánzanos a todos el perdón de nuestros pecados, paciencia y resignación en los sufrimientos y sobre todo un amor grande y eterno a nuestro Dios, prisionero por nosotros en los Sagrarios.
Amén.
Virgen de Lourdes, ¡ruega por nosotros!.
Consuelo de los afligidos, ¡ruega por nosotros!
Salud de los enfermos, ¡ruega por nosotros!
Rezar tres Avemarías.

 

Cuenta la historia que el 11 de febrero de 1858, en la villa francesa de Lourdes, apareció la Virgen María ante una niña de 14 años llamada Bernardita.
La niña había salido junto a sus dos amigas en busca de leña, para lo que debía atravesar un pequeño río Gave. Como Bernardita sufría de asma, no podía meter los pies en el agua fría, por lo que se quedó a un lado del río mientras sus dos compañeras iban a buscar la leña. Fue en ese momento que vio a la Virgen María y rezaron juntas.
La aparición se repitió durante cinco meses y en dieciocho ocasiones. Durante este tiempo, mucha gente se acercaba a rezar junto a la pequeña para tratar de observar a María, pero ella solo se le aparecía a Bernardita.
En muchas ocasiones las autoridades eclesiásticas y civiles del pueblo se burlaron de la niña. Pero ella se mantuvo firme en su fe, especialmente en el pedido de la Virgen: la construcción de una capilla.
El lugar donde apareció la Virgen de Lourdes se ha convertido en el santuario más visitado de Europa.

 

sus

 

contador de visitas web
 

 
RADIO EN VIVO VISÍTANOS CONOCE EL SANTUARIO CONÓCENOS RADIO EN VIVO
libre sarm difuntafilm dlc amo

 

rosario

 

az rez orac
 
thyr as ujhdg
 
tfdhdyrt trre dw

 

face

youtv

mailcorreo/mail