Oracion a San Pantaleon. Oraciones catolicas rezos plegarias. Oraciones a todos los santos y virgenes.
opra}
az rez orac
 
thyr sd ujhdg
 
tfdhdyrt trre dw

 

sp

Te suplicamos, oh Dios Omnipotente, nos concedas por la intercesión del siempre milagroso médico Pantaleón, que Tú usaste como señal de paz para Tu Iglesia, al hacer brotar llena de hojas y frutos, la planta seca de olivo donde lo torturaron, la paz para nuestra conciencia, la de nuestras familias, nuestra patria y el mundo entero.

Y por esa Gloriosa Sangre qué año a año se licúa en secular milagro, me concedas lo que hoy tanto necesito:

(hacer la petición).


Padre Misericordioso, Dios de todo consuelo,
que diste al glorioso San Pantaleón el don de interceder por nosotros: concédenos por tu amor la salud y lo que con humildad te solicitamos en esta oración, danos también un corazón grande y generoso, que te sepa ver a Vos en el rostro de los otros.

 

ORACION A SAN PANTALEON PARA PEDIR SANACION DE UN ENFERMO (27 de julio, su día)

Glorioso médico san Pantaleón
que toleraste con invencible fortaleza
las adversidades de esta vida,
y no sentiste temor ante los sufrimientos del cuerpo,
acudo ante ti y deposito mi total confianza
en tu corazón grande y generoso.

Santo mártir Pantaleón, tu que tantos milagros obraste,
que a tantos diste salud del cuerpo y alma,
posa tu mirada, manos y bendición sobre ......
(di tu nombre o el de la persona enferma)

y restitúyele la energía y la vitalidad,
alivia y calma sus sufrimientos y dolores
dale ánimos e infunde en él la esperanza,
concédele espíritu de fortaleza y tesón
y haz que recobre la salud perdida.

San Pantaleón mártir, modelo de todas las virtudes
que superaste todos los tormentos por amor al Señor,
haz que ...... supere sus dolencias y padecimientos,
intercede por ...... para que sea sanado.

Señor Tu que inflamaste con tu amor
al joven médico san Pantaleón
y le constituiste como nuestro abogado y protector,
Tú que siempre recompensas a los que creen en Ti,
escucha la oración de sus fieles devotos,
y concédenos a quienes le honramos y confiamos en su poder
ser atendidos favorablemente en lo que solicitamos
y que cuanto pedimos en su nombre nos sea otorgado.

Jesús, salud y luz del mundo,
haz que nos abracemos a tus enseñanzas
con toda el alma, a ejemplo de tu mártir san Pantaleón,
que tanto trabajó y luchó por el bienestar de los hombres;
y te rogamos que por nuestra fe en tu misericordia
nos ayudes a extender las maravillas de tus favores
a nuestro alrededor y todo aquel que lo precisara.

Así sea. +

Rezar el Credo, Padrenuestro y Gloria.

 

 

 

sp

San Pantaleón nació y vivió su corta vida (23 años) a fines del siglo II (año 282), en la ciudad de Nicomedia, en Turquía, que por aquel entonces pertenecía al Imperio Romano.
La madre de San Pantaleón era cristiana y se encargó de la educación del niño, iniciándolo en la fe en Jesús. Pero el padre de San Pantaleón era senador del gobierno romano y adoraba los falsos dioses en los que ellos creían.
Su padre hizo que su hijo estudiara medicina con los hombres más sabios de ese tiempo. Al terminar sus estudios, fue presentado ante el Emperador y causó tan buena impresión, que éste lo nombró su médico personal.
Cierta vez en que San Pantaleón paseaba por el bosque, se encontró con un anciano sacerdote, llamado Hermolao, que había conocido a su madre. La bondad y la sabiduría del anciano, hicieron que San Pantaleón fuera muchas veces a conversar con él, para que le enseñara cosas sobre Jesús y la fe cristiana. Finalmente, San Pantaleón decidió que, si veía un milagro, se haría cristiano.
Una tarde, mientras caminaba de regreso a su casa, se encontró con un niño que acaba de morir a raíz de la mordedura de una víbora venenosa. San Pantaleón se arrodilló y rezó: “Dios, te pido que este niño vuelva a la vida por el poder de tu Hijo Jesús”. Ni bien terminó de rezar esta oración, el niño se puso de pie. ¡Había resucitado!
San Pantaleón decidió entonces ponerse en manos de Hermolao, para profundizar sus conocimientos de la fe cristiana. Finalmente cumplió su promesa y se hizo cristiano, recibiendo el Sacramento del Bautismo. Desde entonces se dedicó a hacer el bien entre la gente y a enseñar la vida de Jesús.
Los enemigos de San Pantaleón, envidiosos porque él era bueno con los necesitados y hacía milagros, lo acusaron ante el Emperador por ser cristiano. Enseguida fue llevado preso y sometido a numerosas torturas para que renunciara a su fe. Finalmente, comprendiendo que ningún castigo haría que San Pantaleón abandonara su fe en Jesús, lo ataron a un árbol de olivo seco y le cortaron la cabeza, poniendo fin a su vida.
Al ver que milagrosamente el olivo comenzó a brotar, unas mujeres piadosas juntaron con unos trapos la sangre que San Pantaleón había derramado por amor a Jesús. Esa sangre se conserva desde hace siglos en un recipiente especial, en Italia. Todos los años, cuando llega el 27 de Julio, fecha conmemorativa de su martirio, la sangre de San Pantaleón, que durante todo el año permanece coagulada, se vuelve líquida.
San Pantaleón es muy querido por el pueblo, que acude a él para pedirle y agradecerle su intercesión por su salud y la de sus seres queridos.

 

 
sus

 

contador de visitas web
 
 
RADIO EN VIVO VISÍTANOS CONOCE EL SANTUARIO CONÓCENOS RADIO EN VIVO
libre sarm difuntafilm dlc amo

 

rosario

 

az rez orac
 
thyr wq ujhdg
 
tfdhdyrt trre dw

 

face

youtv

mailcorreo/mail