Oracion a San Francisco de Asis. Oraciones catolicas rezos plegarias. Oraciones a todos los santos y virgenes.
opra}
az rez orac
 
thyr SDW ujhdg
 
tfdhdyrt trre dw
 
cord
 
asissf

Oh, Señor, hazme un instrumento de Tu Paz .
Donde hay odio, que lleve yo el Amor.
Donde haya ofensa, que lleve yo el   Perdón.
Donde haya discordia, que lleve yo la Unión.
Donde haya duda, que lleve yo la Fe.
Donde haya error, que lleve yo la Verdad.
Donde haya desesperación, que lleve yo la Alegría.
Donde haya tinieblas, que lleve yo la Luz.

Oh, Maestro, haced que yo no busque tanto ser consolado, sino consolar;
ser comprendido, sino comprender;
ser amado, como amar.

Porque es:
Dando , que se recibe;
Perdonando, que se es perdonado;
Muriendo, que se resucita a la
Vida Eterna.

 

Alabanzas al Dios altísimo
Tú eres el santo Señor Dios único, el que hace maravillas.
Tú eres el fuerte, tu eres el grande, tú eres el altísimo,
tú eres el rey omnipotente; tú Padre santo, rey del cielo y de la tierra.
Tú eres el trino y uno, Señor Dios de los dioses;
tú eres el bien, el todo bien, el sumo bien,
Señor Dios vivo y verdadero.
Tú eres el amor, la caridad; tú eres la sabiduría,
tú eres la humildad, tú eres la paciencia,
tú eres la belleza, tú eres la mansedumbre;
tú eres la seguridad, tú eres el descanso,
tú eres el gozo, tú eres nuestra esperanza y alegría,
tú eres la justicia, tú eres la templanza,
tú eres toda nuestra riqueza a satisfacción.
Tú eres la belleza, tú eres la mansedumbre,
tú eres el protector, tú eres nuestro custodio y defensor;
tú eres la fortaleza, tú eres el refrigerio.
Tú eres nuestra esperanza, tú eres nuestra fe,
tú eres nuestra caridad, tú eres toda nuestra dulzura,
tú eres nuestra vida eterna,
grande y admirable Señor,
Dios omnipotente, misericordioso Salvador.
Amén
Déjanos llegar a Ti
Omnipotente, eterno, justo y misericordioso Dios,
danos a nosotros miserables hacer por ti mismo lo que sabemos que tú quieres,
y siempre querer lo que te place, para que interiormente limpiados,
interiormente iluminados y por el fuego del Espíritu Santo
abrasados podamos seguir la huellas de tu amado Hijo,
nuestro Señor Jesucristo, y a ti, Altísimo, llegar por sola tu gracia,
que en Trinidad perfecta y en simple Unidad vives y reinas y eres glorificado,
Dios omnipotente, por todos los siglos de los siglos.
Amén.

 

Dos gracias te ruego

Señor mío Jesucristo

dos gracias te ruego me

concedas antes de morirme;

la primera, que sienta yo

en cuerpo y alma, en cuanto

sea posible, el dolor que Tú,

dulcísimo Jesús;

sufriste en tu dolorosísima Pasión;

la segunda, que sienta yo

en mi corazón, en cuanto

sea posible, aquel amor

sin medida que te abrasaba

y te llevó, Hijo de Dios,

a sufrir gustoso por nosotros pecadores esta misma

dolorosísima pasión.

Amén

 

 

San Francisco de Asís (Breve biografía)

Giovanni di Pietro Bernardone; nacio en Asís, actual Italia, 1182  y murió en 1226. Religioso y místico italiano, fundador de la orden franciscana.
Hijo de Pietro di Bernardone, un rico mercader, Francisco era un joven mundano de cierto renombre en su ciudad.
Poco después, en la primavera de 1206, tuvo San Francisco su primera visión. En el pequeño templo de San Damián, abandonado y destruido, oyó ante una imagen de Cristo una voz que le hablaba: "Ve, Francisco, repara mi iglesia. Ya lo ves: está hecha una ruina". El joven Francisco no vaciló: corrió a su casa paterna, tomó unos rollos de paño del almacén de su padre y fue a venderlos. Luego con ese dinero comenzó la reconstrucción del templo.
Esta acción desató la ira de su padre. Por ello llevó a su hijo ante el obispo de Asís a fin de que renunciara formalmente a cualquier herencia. La respuesta de Francisco fue despojarse de sus propias vestiduras y restituirlas a su progenitor, renunciando con ello, por amor a Dios, a cualquier bien terrenal.
El 24 de febrero de 1209, mientras escuchaba la lectura del Evangelio, Francisco escuchó una llamada que le indicaba que saliera al mundo a hacer el bien: el eremita se convirtió en apóstol y, descalzo y sin más atavío que una pobre túnica ceñida con una cuerda, pronto atrajo con él a muchos seguidores.
Con el tiempo, el número de sus adeptos fue aumentando y Francisco comenzó a formar una orden religiosa, llamada actualmente franciscana o de los franciscanos.

 

sus

 

contador de visitas web
 
 
RADIO EN VIVO VISÍTANOS CONOCE EL SANTUARIO CONÓCENOS RADIO EN VIVO
libre sarm difuntafilm dlc amo

 

rosario

 

az rez orac
 
thyr DFDS ujhdg
 
tfdhdyrt trre dw

 

face

youtv

mailcorreo/mail