Oracion a santa teresa de calcuta. Oraciones catolicas rezos plegarias. Oraciones a todos los santos y virgenes.
opra}
az rez orac
 
thyr ASDSDA ujhdg
 
tfdhdyrt trre dw

 

srlia

ORACION A SANTA ROSALIA DE PALERMO.

ABOGADA DE LAS PESTES Y ENFERMEDADES

Salve a Santa Rosalía.
Salve Rosalía preciosa
Salve del cielo amorosa
Líbranos por tu piedad
De estas pestes contagiosas
Pues eres bondadosa
Y tienes de Dios poder
para quitar Y expeler
de este mundo todo mal
Quítala de este lugar
Y hacednos esa merced.

Cuando entraron a Palermo
Tus reliquias se observó
Que luego la peste huyó
Y sanaron los enfermos
Quedando ya declarados
Tus efectos milagrosos
Contra toda enfermedad.

Haz curado a tus devotos
Cumpliendo estos votos
Con toda sinceridad
Por tu virginidad y penitencia ejemplar.

Dios potente se ha dignado
Nuestros ruegos escuchar
Desterrando de nosotros
Toda peste y maldición
Así nos libras Y la nación
por Jesús sea salvada.

La iglesia te ha declarado
Abogada de las pestes
Y el orbe con sus muertes
Siempre lo ha experimentado.

Sea de todos, abogado el señor
Dios Todopoderoso…


ORACIÓN A SANTA ROSALÍA II

Oh Dios, Padre Nuestro, mira misericordiosamente a Tu pueblo que viene a Ti y concede por la intercesión de santa Rosalía, que se alejó de las delicias terrenales a las alegrías de la contemplación, para que seamos liberados de todo daño aquí en la tierra y algún día ser bienvenidos en el Reino de los Cielos.

Santa Rosalía, confesora y virgen, rezamos a Dios por nuestras familias y amigos. A través de sus poderosas oraciones, que podamos obtener salud, vida y salvación eterna.

 

biosr

Santa Rosalía permaneció durante siglos oculta y sus milagros le fueron atribuidos a sus huesos, cinco siglos después de su desaparición.
Rosalía Sinibaldi fue una joven que vivió en la Italia del siglo XII. Hija de unos nobles que al parecer descendían del mismísimo Carlomagno, Rosalía creció en su Palermo natal hasta que decidió recluirse del mundo en un lugar llamado Monte Pelegrino.
Rosalía vivió como una eremita en una cueva en la que dejó escritas estas palabras: “Yo, Rosalía, hija de de Sinibaldi, Señor de las Rosas y Quisquina, he tomado la resolución de vivir en esta cueva por amor a mi Señor Jesucristo”. Y allí permaneció hasta su muerte en 1166.
Cinco siglos después, en 1625, la ciudad que vio nacer a la piadosa Rosalía se encontraba sumida en una terrible epidemia de peste.
Fue entonces cuando un cazador aseguró haber tenido una revelación de una muchacha que le pedía que acudiera a una cueva del Monte Peregrino a recuperar sus huesos.
Según el cazador, que encontró los restos de Rosalía y su mensaje grabado en la pared, hizo lo que la futura santa le pidió: recorrer tres veces la ciudad de Palermo con sus huesos. Al poco tiempo, la peste desapareció.
Rosalía fue elevada a los altares y la ciudad la acogió como su santa patrona llamándola cariñosamente como “La Santuzza”, “La Santita”.
En el lugar donde se encontraron sus restos se erigió un santuario. A ella se dirigen oraciones de ayuda y consuelo en momentos difíciles.

 

 

 
sus

 

contador de visitas web
 

 
RADIO EN VIVO VISÍTANOS CONOCE EL SANTUARIO CONÓCENOS RADIO EN VIVO
libre sarm difuntafilm dlc amo

 

rosario

 

az rez orac
 
thyr SDA ujhdg
 
tfdhdyrt trre dw

 

face

youtv

mailcorreo/mail